⭕ INEPTITUD. BANALIDAD. IMPOSTURA.

Malas noticias. “Ineptitud. Banalidad. Impostura.” se ha transformado en una serie. Hoy es su tercer post (ver *1 y *2) en una semana bien argenta, en la que nuestra nueva ministra presentó sus “medidas” (aisladas e imprecisas) (porque no forman parte de un plan integral y congruente), y en la que nuestros bonos valen menos que los de Ucrania y Sri Lanka. Llegan a rendir un 41% en dólares, una tasa superior a la de un país en guerra y otro que está en medio de una revolución popular. O sea: somos más riesgosos que los países más riesgosos del mundo.

¿Porqué? Y bien… por la mezcla explosiva de ineptitud, banalidad e impostura.

1.INEPTITUD

Soberanía Energética pero no tanto.

Cortito y al pie. Sobre la falta de gasoil y el déficit de la balanza comercial energética.

Para que las refinadoras locales tengan crudo a mitad de precio (55 dólares por barril) (sí, porque el petróleo hoy no vale menos que 100 dólares) la Secretaría de Energía traba exportaciones por 6.000.000 de barriles para el mes de agosto, que representan más de 610.000.000 de dólares frescos para el Banco Central y que entran en 20 días de la fecha de venta.

Para cubrirse de los incumplimientos de funcionario público, los funcionarios de la Secretaría de Energía aducen que en el mercado local falta diésel que se podría producir con el crudo que les falta a los refinadores locales.

¡Pero! De acuerdo a la nota publicada por la misma Secretaría de Energía, a los refinadores locales les falta 250.000 barriles que podrían producir hasta un 35% de diésel.

Importar ese diésel representa menos de 18.000.000 de dólares.

¿610.000.000 vs 18.000.000? ¿No es un despropósito?

Hay funcionarios que están arriesgando su carrera y eventualmente su libertad por someterse al oligopolio de los tres grandes refinadores.

Y después… nos faltan dólares.

Dato mata relato.

2.BANALIDAD

Del ser y del parecer.

¿Puede nuestra novel ministra decir: «El derecho a viajar colisiona con el derecho a los puestos de trabajo», sin que la gente y los mercados (que son manejados por “gente”) reaccionen?

(Nota de color: alguna vez nuestro presidente dijo: “Entre la gente y los exportadores elijo a la gente” (ver acá) dejándonos para reflexionar si los exportadores son también Homo sapiens, otro tipo de miembro de la familia Hominidae, o quizás otra, hasta hoy desconocida, especie animal) (se aceptan comentarios).

Sin meternos en el fondo filosófico-económico de la frase (será sujeto de otro post) (sí reiteramos esa manía generalizada por el “o” en lugar del “y”) (y jamás la propuesta de un “cómo” que supere a ambos) (*3): ¿puede nuestra novel ministra pretender decir semejante cosa, sin desprestigiarse y sin consecuencias, cuando su propio hijo se encuentra viajando, como así también una infinitud de colegas de su propio gobierno que no lo están haciendo por motivos oficiales?

Notable.

3.IMPOSTURA

Hechos no palabras.

En principio, bienvenida sea la frase: “No vamos a gastar mas de lo que tenemos”. ¡Nos encantó! Los Ciudadanos, de toda clase social económica sabemos, desde siempre, que no podemos gastar más de lo que nos ingresa y también, informándonos y conversando entre nosotros, vamos profundizando cada vez más en todo lo que debe hacer un Estado eficiente para racionalizar su gasto y equilibrar sus cuentas.

No se lo vamos a explicar a la ministra que lo sabe de memoria, sí le decimos que, si aplica lo que propugna, ¡sería genial! ¡Hágalo! Porque si lo hace, este gobierno estará comenzando a hacer lo que debe ser hecho, para trazar los inicios de un camino virtuoso que podrá ser continuado por el gobierno que viene.

Otros dirán que será “para que los beneficios los coseche el gobierno que viene”. Y agregarán: el “riesgo” es que si lo hacen pagarán un “costo” y es posible que el nuevo gobierno sea la oposición. Allí estaríamos de nuevo (y van…) con la mera especulación electoral, o sea: patear el problema al que venga después.

La mala noticia es que la impostura se notará mucho y se notará muy rápido. Si no lo hace, la poca confianza que generaba la oxigenación de una nueva ministra se esfumará en un santiamén y volvemos a las corridas financieras que los argentinos conocemos de memoria.

Resumen: si sus palabras son mero humo y “sarasear” (su antecesor dixit) para comprar tiempo (que cada vez es más escaso)… será la impostura la que acelere ese tiempo.

“Se puede negar la realidad, pero no se puede negar las consecuencias de negar la realidad.”

Queremos cerrar este escrito con una reflexión sobre la coalición opositora que desde su torre de cristal afirmó (entre otras cosas), “que los anuncios fueron vagos”. “El muerto se ríe del degollado”, porque cuando gobernaron tampoco tuvieron un plan, y por el momento, tampoco parecen tenerlo. Si lo tienen, reiteramos, es una gran oportunidad para exponerlo, mostrar un rumbo, y disminuir la angustia y la incertidumbre de los Ciudadanos.

Oficialismo y oposición (todos: los miembros de la coalición que ya ha gobernado y los que aún no lo han hecho), deben trabajar a fondo en un Plan Estratégico Integral macro micro (no meros instrumentos declamativos y aislados) que, de cara a las elecciones 2023, permita que los argentinos definamos las Políticas de Estado que se mantengan, gobierne quien gobierne, para comenzar a salir de nuestra decadencia.

Los miembros de la política partidaria que deseen ser elegidos deben estar dispuestos y preparados para ser buenos servidores públicos.

La Patria está primero.

📢 Ciudadanos: fijemos la agenda.

Sigamos trabajando.

#YoQuierounPlanparaMiPaís

#RenovacióndelaPolíticaPartidaria

#IneptitudBanalidadImpostura

Sumate a: www.planpaisargentina.org

Agradecemos a Fernando Meiter. Especialista en temas energéticos. Director de TNS Latam, por su colaboración en texto y datos: “Sobre la falta de gasoil y el déficit de la balanza comercial energética”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.