⭕ INEPTITUD. BANALIDAD. IMPOSTURA.

¡Qué semanita!

Si teníamos la esperanza de que nuestra serie “Ineptitud. Banalidad. Impostura.” hubiera terminado, pues bien… ¡Olvídenlo! Hoy vamos por su cuarta edición (ver *1 *2 *3)

En la semana en la que confirmamos que hemos vuelto a parámetros de inflación que no veíamos desde hace 20 años, que nos ponen a la vanguardia de toda Latinoamérica, ¡y en la que también se ha agotado el Rivotril!, oficialismo y oposición compiten, como caras de una misma moneda, en su ineptitud, banalidad e impostura.

La mezcla que definimos en nuestro último post (*3) como “explosiva” ha sido detonada.

Veamos:

1. INEPTITUD
Dime de qué te jactas y te diré de qué careces.

Despedida nuestra efímera ministra con maneras poco prolijas, su reemplazante (que ha hecho denodados esfuerzos para ser definido como “superministro”), no tuvo mejor idea que, en un país devastado por la ira y la pobreza (más de un millón de chicos se privan a diario de por lo menos una comida) (Ver nota en La Nación), asumir con una “fiestita” de 500 invitados. Un poco de mesura y discreción hubiera venido bien.

Se dice que el autodenominado superministro lleva en su celular un video de Shimon Peres con su explicación de cómo hizo para bajar la inflación (Ver video Clarín). También se dice que le gusta pensarse como un nuevo Henrique Cardoso, quien de su gestión como ministro de economía fue catapultado a la presidencia.

Si quiere ser como Cardoso tiene que hacer, entre otras cosas, lo que hizo Peres.

Tomar medidas que son sólo parches o patear la pelota hacia adelante no parecen ser las medidas de fondo que puedan llevarlo a cumplir su sueño. Y mucho menos si todos esos parches y esos pelotazos al futuro parecen destinados a favorecer a los amigos invitados a su “fiestita”.

El problema central que debe encarar el nuevo ministro sigue sin ser tratado convenientemente: es el gigantesco déficit fiscal generado por un Estado elefantiásico e inepto (y su cohorte de funcionarios ídem) financiado con emisión monetaria.

El nivel de ese déficit y la manera de financiarlo están en la esencia de todos nuestros males: inflación, presión sobre el dólar, caída de reservas del Banco Central.

También tenemos la desquiciada brecha cambiaria. Y los infinitos tipos de cambio. ¿Realmente no se devalúa y no se cierra la brecha por temor a más inflación? ¿O será que los amigos del poder y el mismo poder ganan mucha plata con esta brecha?
Preguntas por contestar.

Lo concreto es que falta el anuncio de un Plan Integral (sí, así con mayúsculas) de estabilización en el marco de un Plan Estratégico de Desarrollo y Crecimiento junto a las Políticas de Estado que le den solidez y se mantengan gobierne quien gobierne.

La falta de decisión política acerca de tomar el toro por las astas y definir este Plan explica que muchos economistas de peso, que fueron convocados, no hayan querido ser parte del equipo superministerial.

Volviendo a los sueños que acompañan a nuestro ministro, a Cardoso le gustaba decir: “Gobernar es explicar”. Se explican cosas reales y concretas, se lo hace con frontalidad y con honestidad; y uno se hace cargo de las cosas que explica, de los problemas que afronta y propone soluciones. No parece ser ni el estilo de nuestro gobierno ni el de nuestro nuevo ministro.

Pero … siempre se puede mejorar. Es cuestión de esforzarse.

2. BANALIDAD

Duelo con padrinos

La oposición (de cuyos problemas con la semántica y los términos “coalición” y “colisión” ya hablamos en *2)… colisionó.

Increíble la impericia y la falta de talento para capitalizar un momento en el que el oficialismo dilapida capital político a raudales aún entre sus adeptos más leales.

La coalición opositora hace lo mismo: pierde adeptos aún entre sus seguidores más fieles: los que los votaron 2 veces y los que luego los acompañaron devotamente en las “marchas del 41%”. Inaudito. ¿No dijimos que se comportan como la contracara de una misma moneda?

Ahora, así como de “coalición” y “colisión”, a partir de los últimos apasionantes episodios podemos hablar de “connivencia” y “convivencia”. Término este último del cual la “coalición” carece de todo registro.

La ofensiva de la gran dama de la “colisión con connivencia sin convivencia” fue memorable, como lo fue también la reacción de otra de sus damas, que lejos de poner paños fríos, no se quedó atrás. Leámosla:

“(…) no aceptaré el insulto a nuestros dirigentes, ni a otros que conforman nuestra coalición (…)”.
Por si no se entiende… habla de la misma “coalición” que conforma la destinataria de la frase.

Ahora, releyéndola y de curiosos… luego de tan grandilocuente frase: ¿qué va a hacer en concreto la mencionada dama, como resultado de no “aceptar” los insultos, y en tanto y en cuanto presidenta de uno de los partidos de la “colisión”? ¿La va a retar a duelo? ¿Le va a pedir que se retire de la “colisión”?

Ni el peor guionista de la más bizarra telenovela de la tarde osaría escribir semejante guión. La realidad supera siempre la ficción.

Continuará….

PS: ¡Ah! Si la reta a duelo, que por favor nomine los padrinos, porque al margen de que colabora con la estética de la telenovela, las penas en caso de lesión o muerte, siempre que los haya nominado, son menores. Artículo 97 de nuestro Código Penal. (Ver abajo)

3.IMPOSTURA

Contracara de la misma moneda

La “colisión” opositora, que descuenta ganar en 2023 (le sugerimos que con esta capacidad de retroceder casilleros no lo descuente tanto), en lugar de estar compitiendo para los premios “TVyNovelas” debiera estarle proponiendo a la Ciudadanía un Plan Estratégico de corto, mediano y largo plazo. Un horizonte real de posibilidades, esperanza y futuro.

Ya sabemos que por el momento no lo tienen, pero sería bueno que redoblen esfuerzos, lo elaboren y lo presenten.

Nada de “no podemos adelantar lo que vamos a hacer” como si fueran niños mezquinos diciendo “a ver si me lo copian”. Que sean serios y estén a la altura de sus responsabilidades.

En la Argentina hay tanto por hacer que lo mejor que nos puede suceder es que el gobierno actual comience desde ya a hacer lo que hay que hacer. Y si fuera verdad que les copiaran alguna propuesta… ¿Cuál sería el problema? Porque si estuviera bien comunicado (otro de los tantos pendientes de la “colisión”: mejorar su pésima comunicación), lo capitalizarían.

Aún si el gobierno comenzara hoy, sería solo una mínima parte de todo lo que hay que hacer, y sería positivo para el país que se comience ya, gane quien gane luego.

Por otra parte, de una vez y por todas, Argentina necesita dar el debate para que el próximo presidente gane con la licencia social para profundizar (si este gobierno lo empezó) o para comenzar (si no lo hizo) todas las reformas de fondo que hay que hacer para salir definitivamente de nuestra decadencia.

¿Porqué si la oposición tuviera un Plan y no pudiera ejecutarlo… para qué ganar?

¿Para qué ganar?

¿Interesante pregunta no?

No vaya a ser cosa que al final tenga razón “la gran dama ofendedora” y sólo les interese ganar para, también, mantener sus negocios y los de sus amigos.

Recuerden lo de la contracara de la misma moneda.

4. Epílogo

La Ciudadanía va por delante de la política partidaria.

Nuestros dirigentes no saben dialogar, ni siquiera dentro de sus propias coaliciones. Mucho menos entre adversarios, porque desconocen el concepto de coopetencia , esencial para crear valor integral.

Los argentinos habitamos un sistema disfuncional administrado por una familia también disfuncional que lo parasita y nos parasita.

Los ciudadanos debemos mantenernos al margen, continuar enfocados, conversando con propósito, preguntando, aprendiendo, para saber lo que se necesita hacer para que Argentina crezca y se desarrolle hasta el último rincón de cada una de nuestras provincias.

Así podremos comprender y otorgarle la licencia social a una nueva dirigencia idónea a la que acompañemos a construir un Nuevo Paradigma: la Nueva Argentina que anhelamos.

📢📒 Ciudadanos: fijemos la agenda.

#YoQuierounPlanparaMiPaís 🎯

#PlanPaísArgentina 💙

#RenovacióndelaPolíticaPartidaria

#IneptitudBanalidadImpostura ⭕

Sumate a: www.planpaisargentina.org

ARTICULO 97. – Los que se batieren en duelo, con intervención de dos o más padrinos, mayores de edad, que elijan las armas y arreglen las demás condiciones del desafío, serán reprimidos:

1º Con prisión de uno a seis meses, al que no infiriere lesión a su adversario o sólo le causare una lesión de las determinadas en el artículo 89.

2º Con prisión de uno a cuatro años, al que causare la muerte de su adversario o le infiriere lesión de las determinadas en los artículos 90 y 91.

ARTICULO 98. – Los que se batieren, sin la intervención de padrinos, mayores de edad, que elijan las armas y arreglen las demás condiciones del desafío, serán reprimidos:

1º El que matare a su adversario, con la pena señalada para el homicida;

2º El que causare lesiones, con la pena señalada para el autor de lesiones;

3º El que no causare lesiones, con prisión de un mes a un año.

ARTICULO 99. – El que instigare a otro a provocar o a aceptar un duelo y el que desacreditare públicamente a otro por no desafiar o por rehusar un desafío, serán reprimidos:

1 Con multa de pesos mil a pesos quince mil si el duelo no se realizare o si realizándose, no se produjere muerte ni lesiones o sólo lesiones de las comprendidas en el artículo 89. (Nota Infoleg: multa actualizada por art. 1° de la Ley N° 24.286 B.O. 29/12/1993)

2 Con prisión de uno a cuatro años, si se causare muerte o lesiones de las mencionadas en los artículos 90 y 91.

ARTICULO 100. – El que provocare o diere causa a un desafío, proponiéndose un interés pecuniario u otro objeto inmoral, será reprimido:

1º Con prisión de uno a cuatro años, si el duelo no se verificare o si efectuándose, no resultare muerte ni lesiones.

2 Con reclusión o prisión de tres a diez años, si el duelo se realizare y resultaren lesiones;

3 Con reclusión o prisión de diez a veinticinco años, si se produjere la muerte.

ARTICULO 101. – El combatiente que faltare, en daño de su adversario, a las condiciones ajustadas por los padrinos, será reprimido:

1º Con reclusión o prisión de tres a diez años, si causare lesiones a su adversario.

2º Con reclusión o prisión de diez a veinticinco años, si le causare la muerte.

ARTICULO 102. – Los padrinos de un duelo que usaren cualquier género de alevosía en la ejecución del mismo, serán reprimidos con las penas señaladas en el artículo anterior, según fueren las consecuencias que resultaren.

ARTICULO 103. – Cuando los padrinos concertaren un duelo a muerte o en condiciones tales que de ellas debiere resultar la muerte, serán reprimidos con reclusión o prisión de uno a cuatro años, si se verificare la muerte de alguno de los combatientes. Si no se verificare la muerte de alguno de ellos, la pena será de multa de pesos mil a pesos quince mil.

(Nota Infoleg: multa actualizada por art. 1° de la Ley N°24.286 B.O. 29/12/1993)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.